Saber esperar es una propuesta para recordar que el fruto necesita tiempo, que del deseo a la materialización es necesaria la fecundación, la creación y la recreación y que, todo ello, necesita de una apuesta: la de confiar en la vida. No se trata de posponer para más...